Reciclaje Sustentable y Solidario – AVINA

Más de 500 mil personas, según estimaciones del ‘Movimiento Nacional de los Catadores de Materiales Reciclables (MNCR), sobreviven de recoger y comercializar residuos sólidos en las grandes ciudades brasileñas. Por todo Brasil, esos catadores a quienes también llaman ‘carroceros`, hacen un trabajo invisible. En sus caminatas en busca de material para vender, llegan a cargar la familia tras sus carros. Además de eso, muchos de ellos todavía actúan en los basureros públicos, donde corren el riesgo de perjudicar su salud y sufrir explotaciones de todo tipo.




Los catadores no reciben retribución adecuada de los compradores de materiales reciclables y tampoco de las intendencias que mantienen servicios de recolección o separación de residuos sólidos. Los intermediadores (pocos tienen su propia empresa) bajan los precios de los materiales y muchas veces pagan con alimentos o bebidas en vez de pagarles con dinero. Ya las administraciones públicas municipales por lo general no reconocen el trabajo de los catadores. En general, no pagan por este trabajo y cuando lo hacen, pagan poco, muy abajo de lo que se le paga a las empresas de recolección, por ejemplo.

La gran oferta de mano de obra y la dura disputa por materiales reciclables contribuyen para que los catadores tengan por delante condiciones adversas de trabajo y de vida. Y lo peor es que el número de trabajadores, que dependen casi con exclusividad de esa actividad para garantizarse la supervivencia, crece a cada año. Afortunadamente, la materia prima es abundante en los grandes centros, y además la actividad es artesanal y no requiere grandes conocimientos técnicos. Muchos levantan hasta 300 kilos/dia a brazo por las calles llenas, donde disputan lugar con conductores de motocicletas, ómnibus, camiones y automóviles.

Son en su mayoría desocupados, gente callejera y que trabaja en actividades de comercio informal, construcción civil, empleos caseros entre tantos otros.Catadores de basura pasan por condiciones adversas de trabajo y de vida en las calles de todo el País. ‘AVINA` es una institución de origen suiza creada en 1994, por el empresario

Stephan Schimidheiny con la misión de contribuir para el desarrollo sustentable de América Latina, incentivando la construcción de lazos de confianza y alianzas productivas entre lideres sociales y empresariales, para la articulación de agendas de acción compartidas.

AVINA




AVINA es una institución de origen suiza creada en 1994, por el empresario Stephan Schimidheiny con la misión de contribuir para el desarrollo sustentable de América Latina, incentivando la construcción de lazos de confianza y alianzas productivas entre lideres sociales y empresariales,
para la articulación de agendas de acción compartidas.



Sus acciones en cuatro áreas estratégicas – equidad, gobernabilidad democrática y estado de derecho, desarrollo económico sustentable y conservación y gestión de recursos naturales – buscan contribuir a la realización de una América Latina próspera, integrada y democrática, inspirada en la diversidad y constituida por ciudadanos que la posicionen globalmente partiendo de su propio modelo de desarrollo inclusivo y sustentable. Actualmente tiene 24 oficinas, está asociada con más de mil líderes sociales y del sector empresarial, comprometidos con el desarrollo sustentable de la región. En Brasil, donde actúa desde el 1999, AVINA tiene seis oficinas y más de 200 líderes aliados.

La institución es financiada por VIVA Trust, fondo fiduciario creado por Schmidheiny para promocionar el desarrollo sustentable por intermedio de alianzas entre empresas privadas de éxito y responsables y organizaciones que fomenten el liderazgo y la creatividad.

Deixe uma resposta

O seu endereço de email não será publicado Campos obrigatórios são marcados *

Você pode usar estas tags e atributos de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>